Por qué ponemos a prueba a quienes amamos y cómo dejar de hacerlo

¿Escuchaste alguna vez  frases parecidas a estas: "Si te comes todo, te quiero", "Si eres [email protected], el Niño Dios te traerá regalos"?

Eran advertencias del tipo: Si eres/haces (llena el espacio con "buenos" atributos o acciones), entonces recibirás (llena el espacio con cualquier cosa que represente amor o aprecio). 

Es posible que no te haya gustado mucho escucharlas... ¿Por qué? Pues porque nos hablan de un amor condicionado a la satisfacción de los requerimientos del otro...   O sea: "Te quiero si eres como quiero y/o haces lo que quiero".

Es fácil ver cuando los otros lo hacen; pero cuando tú lo haces... Mmmmm. Quizás no plantees las condiciones explícitamente, quizás sólo las formulas en tu mente (en forma de expectativas) o quizás estás convencido de que eso es lo mínimo que el otro debería hacer, porque es lo que tú haces... Sea como sea, es muy común que pongamos a prueba a quienes amamos.

Para entender por qué, sin sentirte una "mala persona" y aprender algunas opciones para dejar de hacerlo, ve el siguiente video...