LAS 2 COSAS QUE NOS ENTUSIASMAN A HOMBRES Y MUJERES POR IGUAL !!!

Autenticidad y Propósito.
Veamos esto de la autenticidad... 
Pongámoslo simple: yo te invito a una fiesta y te hago varias advertencias sobre cuál es el comportamiento "adecuado". Te hago las advertencias porque creo que esos comportamientos no son los que te "salen naturalmente".

¿Cómo te sentirías? ¿Te parecería rico ir conmigo a esa fiesta?  Supongamos que vas, ¿crees que disfrutarías estar allí, pendiente de si estás haciendo lo adecuado o no; observandome para ver si apruebo lo que haces?

Ahora piensa en que tus [email protected] te invitan a una fiesta, sólo te piden que vayas en taxi y lleves algo de beber o comer para compartir... ¿Ves alguna diferencia en tu nivel de entusiasmo?

Bien, a hombres y mujeres nos entusiasma estar en relaciones en las que podemos ser quienes en verdad somos. Infortunadamente, a veces construimos relaciones de pareja en las que sentimos que eso no es posible, ¿por qué? De eso Tenemos que hablar...

En cuanto al propósito...
También veámoslo en situación: en el trabajo, tu jefe te pide que lideres un proyecto que podrá durar un par de años. Te la las instrucciones sobre lo que "debes" hacer y lograr. Cuando tú preguntas para qué se desarrolla el proyecto, tu jefe sólo te dice que "toca" porque es una directiva de la Junta Directiva. Tú tratas de hallar un sentido a la tarea, pero no lo ves...

¿Cómo asumirías este trabajo? ¿Cómo lograrías que tu equipo se comprometiera? ¿Qué pensarías de esos dos años?

Por otro lado, piensa en que te hacen el mismo encargo, pero desde el comienzo te muestran que más de 600 personas se beneficiarán directamente, de esta y aquella manera, y que el impacto indirecto puede alcanzar las 6000 personas sólo en el país. ¿Ves alguna diferencia en tu nivel de entusiasmo?

Sí, a hombres y mujeres nos gusta generar cosas para la felicidad y el bienestar de muchos; nos gusta saber para qué hacemos lo que hacemos y nos entusiasma la posibilidad de contribuir al enriquecimiento de la Vida!! Pero, a veces, nuestras relaciones de pareja no parecen tener un propósito real y menos relacionado con algo más grande que las satisfacciones personales... 
De eso Tenemos que hablar...