¿Por qué nos molestan quienes nos molestan?

Algunas personas te molestan: o sea, te requieren cuando no estás disponible o ciertas acciones suyas te incomodan. ¿Por qué? Porque te importan. Si se tratara de alguien o de algo que te resultara indiferente, pues no te molestaría en realidad. Sé que esto no parece ayudar; estamos empezando. 

La otra cara de esta moneda es que para esas personas tú y los asuntos que tienen contigo también les importan!!!  Eso sí ayuda, porque si a los dos les importa su relación, entonces es posible encontrar una forma de quitar la "molestia" de la ecuación.

Amor en tu mirada...
Piensa en esa persona que te irrita de verdad: tu cliente siempre insatisfecho o tu jefe quisquilloso, tu hijo necio o tu padre que llama a reclamarte porque hace días no lo visitas... ¿Qué quieren de ti estas personas? ¿Por qué no te "dejan en paz"? 

¿Cómo reaccionas cuando crees que ellos son la fuente de tu malestar y que, además, parecen hacerlo a propósito? Quizás evadas las llamadas de tu cliente, quizás no le cuentes a tu jefe las dificultades que enfrentas en algún proyecto, quizás suspires resignado cuando te llaman del colegio de tu hijo y creas que es inútil cualquier esfuerzo, quizás pongas a tu padre en "altavoz" mientras tú pones tu atención en otra cosa que te distraiga de su reclamo... 

¿Acaso estas respuestas te devuelven la paz y mejoran en algo tu relación y la situación? Mmm... No creo. 

Ahora es tu turno; recuerda que no hay aprendizaje sin acción.

  1. Piensa: ¿qué pasaría si yo pudiera ver en cada acción de estas un pedido de amor? El amor se expresa en atención, en honestidad, en disfrute, en reconocimiento, en cuidado, en alegría compartida, en gratitud, en escucha, en dar espacio para que el otro sea, en aprecio y valoración... 
  2. ¿Qué expresión de amor te están pidiendo tu cliente, tu jefe, tu hijo o tu padre?  


Amor en tu acción 
Cuando no respondemos con y desde el amor, somos nosotros los que nos privamos del amor. El amor se ejerce, al actuar amorosamente sentimos el amor... Una acción amorosa genera una respuesta amorosa, así que los otros también pueden ejercer su amor y sentirlo... El amor no es una "cosa" que damos o recibimos... Amamos. Así que al ver pedidos de amor y responder con una acción de amor, recobramos la paz... Desde este lugar de paz, el perdón auténtico es posible: perdonar es ver la realidad en ti, en el otro, en cada situación y en cada experiencia... Y la verdad es que todo es una expresión de amor o un pedido de amor!!!  Cuánto más grande la "falta" (...de amor...), mayor el pedido de amor, mayor oportunidad de amar "en grande"!!!

Recuerda: Amar también es decir: "No", es acordar y reclamar cuando no se cumplen los acuerdos, es decir: "Mira cómo se ve desde mi lado...", es pedir lo que necesitas (tiempo, silencio, honestidad, cuidado...) para darle al otro la oportunidad de responder con una acción de amor a tus pedidos de amor!!!

Deja tu comentario aquí; me importa saber de ti y de lo que te pasa. Además, así construimos y extendemos juntos esta amorosa conversación.

Gracias, gracias por leer, por atreverte a actuar para aprender y por compartir.
Carolina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe, Aprende, Comparte

Conecta comigo

recibe mis publicaciones vía e-mail

© 2020 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS – CAROLINA ALONSO C.

Libros

Escríbeme

Podcast

Suscríbete

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram