¿POR QUÉ ELEGIMOS A QUIENES ELEGIMOS?

Yo no creo en el «destino» como un camino trazado por fuerzas divinas que, caprichosas, ponen a unos en circunstancias «malas» y a otros, en «buenas»… Creo en el destino como el camino que mi alma eligió porque era la ruta necesaria para cumplir su...