El poder de una caricia

Sentir en la piel es sentir en el alma. Los poros no filtran, respiran: inhalan y exhalan. La respiración de la piel da vida al alma. Cuando sentimos la brisa fresca o la tibieza del sol, nuestra alma sonríe y el corazón se expande; cuando el frío...